Francisco Sauza Vega: Historia de la Cruz Misionera

 

 

En 1940, la madre de un sacerdote franciscano de nombre Francisco Javier le solicitó al sacerdote que cuando falleciera no quería monumento, sino que se mandara labrar una cruz de cantera y se colocara en la cabecera de su tumba y cuando ésta falleció, se cumplió su última voluntad.

 

 

Poco después de la muerte de la Señora, murió su esposo y fue a ocupar un lugar junto al de su cónyuge, en la misma tumba, a la sombra de aquella Santa Cruz de cantera, mandada hacer para cumplir la última voluntad de la señora.

 

Pasado el tiempo, los restos mortales de los padres del sacerdote fueron trasladados al Templo de San Francisco y la Cruz fue quitada del Panteón Civil y colocada en un lugar público, cerca del Templo del Santo Niño.

 

Posteriormente, en ese lugar se construyó un edificio; la Cruz se le ofreció al Presidente Municipal de Querétaro y no le interesó, por lo que se le ofreció a un sacerdote de Celaya y pese a su interés, no quiso hacer gastos de traslado.

 

El Padre Francisco Javier se la ofreció a Don Fortino Rodríguez Escutia, un maestro canterero de Apaseo el Alto que trabajaba para él. Don Fortino la aceptó, pero no teniendo dónde colocarla y qué hacer con ella, acudió con el Padre Joaquín Soto Armenta, el entusiasta sacerdote que había terminado el Templo del Sagrado Corazón de Jesús y para quien había trabajado.

 

Una vez que Don Fortino le describió la cruz al sacerdote, la respuesta del Padre Soto fue inmediata y se trasladaron por ella.

 

Según el Padre Francisco Javier, él mismo había diseñado la Cruz y mandado labrar la frase que dice: AVE CRUX, SPES UNICA, “Santa Cruz, Esperanza Única”.

 

La Cruz fue traída al pueblo de Apaseo el Alto y se colocó en un pedestal donde había una deteriorada cruz de madera, de la que nadie sabía quién la había colocado ahí, pero que no hacía muchos años de ello. El 7 de enero de 1976 a las 19:05 horas el Señor Cura de Querétaro, Don Francisco Javier, bendijo la Cruz Misionera de cantera que está en la parte alta del pueblo, al lado Oriente y sobre lo que había sido el amplio Camino Real, que posteriormente se convirtió en la calle 16 de Septiembre.

 

Lo anterior significa, que esa cruz tiene ahí cuatro cuarenta y dos años y los apaseoaltenses pasamos por alto esa fecha. En la actualidad, la Cruz Misionera es un icono y un punto de referencia para todos los apaseoaltenses, y no sería descabellado incluirla como parte de nuestro Patrimonio Cultural Edificado.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Últimas publicaciones
Please reload

Search By Tags
Please reload

 ¿Te gustaría apoyar y donar algo? 

Sitio asociado a:

Noticabos.org

© 2018