Mi poema no es nada...

July 7, 2018

En cada despedida tuya, el tiempo acelera su paso. Me siento más vieja, pero a la vez, los minutos son más lentos...

 

En su caminar del tic tac, murmura cansado el reloj de mi vida. Me ocasiona desespero por verte de nuevo, pero cada pensamiento tuyo duele.

 

Te siento tan lejano y se desangra mi cabeza.  

 

Cuando estás a mi lado hay luz de sobra, y en nuestra casa no hay sombras. En aquel nuestro rincón está esa pequeña mesa que es testigo de largas charlas, brillando en la oscuridad, y adquiere vida -incluso- la ventana que cerramos para ocultar nuestro amor prohibido. Deja de ser de papel, deja de ser un trazo invisible. Blanco y negro.

 

El silencio deja de existir con el arrullo de tu rítmico respirar, mientras escribo palabras con la yema de mi dedo en la tibieza de tu blanca piel. Se hace un nudo en mi garganta con la palabra que no brota. Mi puño se cierra al viento queriendo aferrarse a tu cuerpo. Pero al abrirlo... ¡Nada! Te has vuelto de humo al igual la memoria me traiciona juntando las migajas de lo que me has dado. Mi pensamiento pretende escribir desde el fuego en que me tiene tu partida.

 

El sol encuentra una casa vacía. Nada quedó escrito en el aire, nada quedó escrito en tu piel. La ficción de mi mente creó tu imagen e inventó sucesos que jamás sucedieron.

 

Se ha ido “aquello” a ninguna parte, he intentado escribirlo, describirlo, dibujarlo, darle la vida al recuerdo que senti latir en un momento al lado tuyo, pero al intentar escribirlo, comenzó a descomponerse... Mi poema no es nada. No brilla, no dice nada. Y comienzo a sospechar que incluso yo soy el eco de una voz y un pasado inexistente. Soy la prueba irrefutable de alguien que nunca existió.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Últimas publicaciones
Please reload

Search By Tags
Please reload

 ¿Te gustaría apoyar y donar algo? 

Sitio asociado a:

Noticabos.org

© 2018