La intolerancia religiosa...

July 9, 2018

“Y al que te hiriere en una mejilla, dale también la otra” (Lucas 6:29)

 

Apaseo el Alto es un pueblo muy religioso, donde el fanatismo religioso a veces puede llegar a excesos.

 

A medida que conozco las historias del pueblo, me doy cuenta que existen muchos hechos “anti religiosos” realizados por religiosos. Por un lado, Jesús enseñó a dar la otra mejilla, pero esa enseñanza parece que no fue enseñada por algunos curas de antes, y la gente también ha abusado de la “religiosidad” que se practicaba hace unos años atrás.

 

Hoy les voy a contar de dos hechos insólitos que vivió el pueblo en materia religiosa, que podrían formar parte de una película épica sobre el pueblo, y en las dos historias está involucrado el mismo joven -hoy ya es adulto mayor-. que tiene mucho para contar, pero a su pedido no daré su nombre.

 

Cuando ésta persona era muy joven, era líder de la juventud católica. En esa época se habían organizado los primeros cristianos evangélicos en Apaseo el Alto, quienes construyeron la primera Iglesia evangélica en el municipio. El joven mencionado, contó que una vez en la cual él no estuvo presente, los fanáticos católicos se organizaron para ir a destruir la Iglesia evangélica con intención de incendiarla.

 

Ustedes pueden imaginar esa escena, como en “Los Simpsons”, cuando el gentío va con antorchas a rodear la casa de alguien, o la escena de la película mexicana “La Ley de Herodes”, dónde el pueblo intenta linchar al corrupto presidente municipal.

 

Pues al parecer, así era Apaseo el Alto hace unos años atrás, que por suerte ya no es así.

 

Cabellos largos como Jesús

 

Otro hecho insólito que vivió ésta misma persona, fue lo que le pasó personalmente a él. Cuando era joven, después de ser líder de la juventud católica, se fue a vivir a Guadalajara, en una época en la que estaba de moda los hippies de cabellos largos. Pues, influenciado por dicha moda, él se dejó crecer un poco sus cabellos mientras vivía en esa ciudad. Pero al regresar al pueblo, entró a una misa en la Parroquia del pueblo, y se sentó en un banco del medio para atrás de la Iglesia, pensando que pasaba desapercibido.

 

En eso escucha que el cura Joaquín Soto Armenta comenzó a decir que “el hombre que tiene los cabellos largos que salga de la Iglesia porque está faltándole el respeto al Templo de Dios”. El joven pensó que no se refería a él, puesto que estaba sentado muy lejos, y pensó que el cura no le había visto. Pero el cura insistió: “Voy a advertir tres veces y si no se va, se atendrá a las consecuencias”. Pues llegando la tercera advertencia, el cura se sacó una cuerda que le rodeaba la cintura y se fue hasta dónde estaba él. Al ver eso, el joven de cabellos largos (y de cuerpo menudo) se dio cuenta que venia hacia donde estaba el, y trató de escapar, pero el cura ordenó a los demás que no le dejaran salir, y los fanáticos que estaban sentados alrededor, y se arrodillaron (en posición de rezar) para que el hombre no escapara. Cuando el joven quiso salir pisando el banco, esa misma gente se volvió a sentar, y así, hasta que el cura llegó y le agarró de los cabellos y lo llevó hasta la puerta de la Iglesia, donde le dio una patada en el trasero y le grito que no volviera a entrar así porque estaba faltando el respeto al Templo de Dios. ¿Acaso ese cura no recordaba que Jesús tenía cabellos largos?

 

En fin, con el tiempo, el pueblo cambió. En esa época eran tiempos distintos, y en ese mismo Templo, obligaban a las mujeres a sentarse en un lado, y a los hombres en otro. Y en unas pocas décadas atrás, muchos habián participado en la Guerra de los Cristeros.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Últimas publicaciones
Please reload

Search By Tags
Please reload

 ¿Te gustaría apoyar y donar algo? 

Sitio asociado a:

Noticabos.org

© 2018